Abonos orgánicos-Lo mejor para plantas y cultivos

El abono orgánico es el mejor fertilizante que puedes aportar a tus plantas y cultivos.

El abono orgánico puede tener diferentes nombres, como fertilizante orgánico, abono natural, fertilizante natural, enmienda orgánica o materia orgánica.

En este post vamos a dar un repaso a los abonos orgánicos, para saber qué son, de que están hechos, en qué formatos están disponibles y cómo utilizarlos.


Qué es un abono orgánico

El abono orgánico es el producto fertilizante resultante del aprovechamiento de materias residuales de origen animal o vegetal.

Aprovechar los estiércoles de los animales de granja y la masa vegetal resultante de las cosechas es un procedimiento de abonado casi tan antiguo como la agricultura misma.

Los primeros cultivadores se dieron cuenta que sus cultivos crecían mejor en suelos donde estos residuos orgánicos estaban presentes.

Enseguida relacionaron esta causa efecto y, aunque aún no comprendían el por qué de este beneficio, el uso de las materias orgánicas se generalizó como una forma eficaz, natural y barata de abonar los cultivos.

Hoy en día, el abono orgánico sigue siendo la mejor opción para fertilizar los suelos.

Porque los beneficios que proporcionan los abonos orgánicos van más allá de sus propiedades como fertilizante que aportar nutrientes a las plantas y cultivos.

La materia orgánica, además de aportar nutrientes, proporciona importantes beneficios a cualquier suelo que la contenga y a las plantas que crecen sobre el mismo.

Beneficios del Fertilizante Orgánico

Son muchas las ventajas y beneficios del abono orgánico. No en vano, y como decía al principio, es la forma más antigua y natural de abonar los cultivos.

Para saber en qué medida es beneficioso el uso de los abonos orgánicos, primero hay que saber cuál es su diferencia con respecto a los abonos químicos o minerales.

Aunque ambos abonos aportan nutrientes a los cultivos, la diferencia que hace destacar a los abonos orgánicos con respecto a los químicos o minerales es su interacción con el suelo de cultivo.

Tanto los fertilizantes químicos como los abonos orgánicos proporcionan nutrientes a las plantas, pero el abono orgánico, además de fertilizar, mejora sustancialmente la calidad y las propiedades de los suelos de cultivo, por ejemplo,

  • Incrementa significativamente la calidad del suelo o del sustrato y sus propiedades físicas, como son su textura, su estructura y su aireación.
  • También mejora las propiedades químicas del sustrato, dando lugar a interacciones entre elementos que resultan muy beneficiosas para el cultivo.
  • Favorece la actividad biológica del suelo, aumentando la presencia de microorganismos que descomponen la materia y producen un humus rico para las plantas.
  • Mantiene el suelo más caliente en los meses fríos.
  • Favorece la retención del agua.

El abono orgánico produce un suelo fértil y rico por naturaleza. De hecho, los suelos más fértiles, donde abundan las especies vegetales, como las selvas o lo bosques, contienen un elevado nivel de materia orgánica.

De qué están hechos los fertilizantes orgánicos

Ya hemos mencionado que el abono orgánico procede de residuos de animales y restos de vegetales.

Los principales tipos de abonos orgánicos que se comercializan son:

Mantillo, o compost vegetal:

El mantillo es un abono de gran tradición y muy utilizado, resultado del compostaje y procesamiento de restos vegetales, aunque algunos también incorporan estiércol animal.

Para elaborar el mantillo o el compost se utilizan masa vegetal residual de los cultivos, del ámbito forestal y de la jardinería.

Estiércol:

El abono de estiércol se obtiene mediante el aprovechamiento de los excrementos y las camas de los animales de granja.

Los estiércoles más comunes proceden de ganado vacuno, caballar, ovino, caprino o aviar. También pueden ser una combinación de varios.

Abono de guano:

El fertilizante de guano se obtiene de los excrementos de animales salvajes, como el murciélago o las aves marinas.

Humus de lombriz:

El humus de lombriz es un abono orgánico muy enriquecido, proveniente del excremento de las lombrices.

Vinaza:

Materia orgánica obtenida de vegetales, normalmente de la melaza de la remolacha azucarera, aunque en los últimos tiempos se está obteniendo también de otros vegetales.

Lodos y subproductos de depuradoras:

El aprovechamiento de los residuos de depuradoras como abono orgánico cada vez es más frecuente. Bien procesada y esterilizada, no deja de ser una enmienda orgánica de calidad, aunque hay que asegurarse bien de su procedencia y, sobre todo, de su adecuando proceso de transformación para que el abono esté libre de patógenos.

fertilizante orgánico natural

Abono orgánico líquido

Aunque la mayoría de los abonos orgánicos que hemos relacionado se obtienen en forma sólida, prácticamente cada uno tiene su formato en forma líquida.

Los fertilizantes orgánicos líquidos se obtienen normalmente a partir de las mismas materias primas naturales que hemos detallado.

Para convertirlos en formato líquido se filtran y procesan estas materias, consiguiendo con ello extractos líquidos de fertilizante orgánico muy concentrado.

La mayoría de los fertilizantes orgánicos líquidos tiene un poder fertilizante más concentrado que el sólido y, aunque también mejoran sustancialmente la calidad del suelo, esto no lo hacen tan bien como los fertilizantes orgánicos sólidos.

Aunque, por supuesto, siempre mejorará más la calidad del suelo un fertilizante orgánico líquido que un abono mineral o químico.

Una ventaja que tienen los abonos orgánicos líquidos con respecto a los sólidos es precisamente su concentración, ya que se necesita mucha menos cantidad, y son más manejables y fáciles de almacenar.

abono orgánico líquido


Abono orgánico en pellet

De un tiempo a esta parte están teniendo mucha aceptación los abonos orgánicos en pellet, por su grandes ventajas como forma de abonado.

El abono orgánico en pellet es un fertilizante sólido, generalmente procedente de estiércoles, pero procesado y muy concentrado en forma de pellets, prácticamente iguales al pellet que se utiliza para calefacción.

Damos fe de sus buenos resultados para fertilizar en sustitución de los clásicos mantillos o estiércoles, en TECNIHABITAT, nuestra empresa de jardinería y horticultura profesional, los venimos utilizando con formidables resultados.

El abono en pellet se distribuye con facilidad, se necesita mucha menos cantidad y se almacena fácilmente.

abono orgánico pellet


Cuando abonar con abono orgánico

Los abonos orgánicos son lo mejor para utilizar como abono de fondo, es decir, incorporado al terreno antes de la plantación. Y esto se puede hacer en cualquier época del año.

Como abono de cobertera sobre la superficie, lo mejor es echar el fertilizante orgánico desde mediados de otoño hasta finales de invierno.

Durante estos meses, la materia orgánica se irá descomponiendo y la actividad microbiana del suelo hará su trabajo, obteniendo de la materia orgánica un humus muy rico que le vendrá genial a las plantas llegada la temporada.

El humus de lombriz, el abono de guano, al abono en pellet o un mantillo ligero se pueden utilizar prácticamente todo el año, a las dosis recomendadas por los fabricantes y evitando los meses de más calor.

Abono orgánico vs abono químico

Como hemos dicho, el abono orgánico es lo mejor para la inmensa mayoría de las planta y cultivos.

Es un abono sostenido, de mantenimiento, y que suele bastar para aportar los nutrientes necesarios.

Pero los abonos inorgánicos, también llamados fertilizantes minerales o químicos, también tienen sus beneficios y su espacio dentro de la nutrición vegetal.

De hecho, los fertilizantes minerales han pasado a ser los abonos más utilizados, aunque hay un renovado interés por el uso de los abonos orgánicos.

Los fertilizantes minerales o químicos son muy recomendables ante estas situaciones:

  • Si no hemos podido aportar abono orgánico por cualquier razón, es mejor abonar con fertilizante mineral que con ninguno.
  • Para recuperar rápidamente plantas o cultivos deteriorados por fisiopatías, plagas o enfermedades
  • Para potenciar determinados ciclos de la vida de la planta, como el crecimiento, la floración o la maduración de los frutos.
  • Como complemento al abono orgánico en plantas o cultivos muy exigentes en abono.
  • Para corregir carencias nutricionales evidentes.

En otro post analizaremos las principales características y usos de los abonos minerales o químicos.

La Calidad de los Abonos Orgánicos

Ya hemos dicho que el abono orgánico es el mejor fertilizante que podemos utilizar para abonar las plantas y los cultivos.

Pero esto es así, siempre que el fertilizante orgánico tenga un mínimo de calidad que de verdad haga buena esta afirmación.

Hay que fijarse muy bien en las materias primas o la procedencia de los abonos, algunos fabricantes no las dejan suficientemente claras en la información de sus productos.

Por otro lado, y esto es algo muy importante, el abono orgánico debe haber pasado por los adecuados procesos de extracción, fermentación y compostaje, en tiempo y en forma.

Los fertilizantes orgánicos deben estar "curados" y "al punto". Es decir, deben tener todas las propiedades beneficiosas que se les presupone, sin que haya pérdidas de calidad por excesivos tiempos de almacenaje y compostado.

Por otro lado, debe estar bien compostado y fermentado para que, si bien contenga la flora microbiana que resulta tan beneficiosa para el suelo, esté libre de patógenos perjudiciales para el suelo, las plantas o las personas.

Lo mejor es confiar en marcas de reconocido prestigio, que por algo se lo han ganado, y evitar productos de dudosa procedencia y fabricación.

Consultas sobre fertilizantes orgánicos

Si necesitas información adicional o quieres hacernos llegar cualquier pregunta o duda sobre los abonos orgánicos, no dudes en contactar con nosotros.

Responderemos encantados a todas tus dudas y si, lo deseas, te ayudaremos a elegir el mejor abono orgánico para tus plantas o cultivos.

Puedes contactar con notros por cualquiera de nuestros medios de contacto, o dejar tu comentario en este post.


Más información relacionada en nuestro blog:

Los nutrientes que necesitan las plantas

Guía Básica para abonar el jardín


No se encontraron resultados.


Deja un Comentario

Tu email no será publicado