Los nutrientes esenciales para las plantas

En la gran mayoría de los cultivos forzados, ya sean cultivos en maceta, en jardines o en cultivos agrícolas, las plantas necesitan aportes periódicos de abonos o fertilizantes que repongan y equilibren los nutrientes que extraen del suelo.

De los 16 nutrientes esenciales que las plantas necesitan para vivir, 14 de ellos son absorbidos por las raíces, y para ello han de estar disponibles en el suelo.


Los dos únicos elementos que asimila la planta por otros medios son el carbono y el oxígeno, que son extraídos del aire a través de las hojas.

Algunos nutrientes los necesitan o consumen en mayor cantidad, otros son consumidos en mínimas cantidades pero pueden resultar vitales para el normal desarrollo de la planta.

Clasificación de los nutrientes

Los nutrientes esenciales para las plantas se clasifican en macronutrientes y micronutrientes, siendo los macronutrientes los más consumidos por las plantas.

Los macronutrientes, también llamados macroelementos, se dividen a su vez en elementos primarios y secundarios:

Los elementos primarios son el nitrógeno, el fósforo y el potasio

Los elementos secundarios son el calcio, el magnesio y el azufre.

Por su parte, los micronutrientes o microelementos son los siguientes:

Hierro, (fe), Cobre (Cu), Boro (B), Cloro (CL), Manganeso (Mn), Molibdeno (Mo), Cobalto (Co) y Zinz (Zn).

El hecho de que un nutriente sea más consumido que otro no quiere decir necesariamente que su función sea más importante. Sobre esto existe un criterio de esencialidad que es normalmente aceptado, y que fue establecido por Arnon y Stout en 1.939:

Un elemento no puede considerarse como esencial a menos que su ausencia haga imposible completar las etapas vegetativas o reproductivas de su ciclo vital.
La deficiencia ha de ser específica del elemento en cuestión, y sólo puede ser evitada o corregida mediante el suministro de aquél.
El elemento ha de estar directamente implicado en la nutrición de la planta, con independencia de sus posibles efectos en la corrección de condiciones desfavorables, químicas o microbiológicas, del medio externo.

La asimilación de los nutrientes por las plantas

Conviene señalar que la asimilación de los distintos nutrientes por la planta está sujeta a complejos procesos físicos y químicos, de tal forma que puede haber abundancia de un determinado nutriente en el suelo de cultivo, pero que no pueda ser asimilado por la planta.

Las propiedades físicas y químicas de un suelo favorecen, reducen o bloquean la correcta asimilación de los nutrientes por la planta, independientemente de su mayor o menor presencia en el mismo.

Algunos ejemplos:

Concentraciones elevadas de sodio producirá carencias de calcio y magnesio.

Altos niveles de calcio perjudican la asimilación del magnesio.

Un exceso de magnesio puede provocar una carencia de potasio.

El exceso de potasio disminuye la disponibilidad de magnesio.

Si el pH del suelo es ácido o muy ácido pueden verse reducida la disponibilidad o asimilación de calcio, fósforo, boro, molibdeno, boro magnesio.

En cambio, un suelo muy ácido puede provocar toxicidad por exceso de Zinc, hierro, aluminio o Manganeso.

Si el pH del suelo es alcalino o muy alcalino, tendremos deficiencias o problemas con la absorción de hierro, zinc, fósforo, boro o manganeso.

Como vemos, si bien cada nutriente tiene unas funciones más destacadas para la nutrición de las plantas, es la correcta combinación, proporción y equilibrio entre nutrientes y propiedades del suelo lo que garantiza su óptimo cultivo.


En nuestra sección de abonos y fertilizantes podrás elegir el producto más conveniente para tus plantas o cultivos.

Información más técnica y detallada en Infoagro


Un comentario para "Los nutrientes esenciales para las plantas"

#15214 Jonas Yugar Baltazar
Excelente información, me degustaría tener mas información


Deja un Comentario

Tu email no será publicado